Los casos de estudio han revelado que los campos electromagnéticos son una influencia ambiental que puede empeorar significativamente la gravedad de los síntomas del TEA (trastorno del espectro autista). Los niños de hoy han estado inmersos en las emisiones de electrosmog desde su concepción y durante todo el embarazo, y actualmente son una de las poblaciones más expuestas y vulnerables en lo que respecta a los CEM (campos electromagnéticos).

Desde que comenzaron a expresarse preocupaciones sobre la exposición a los CEM, expertos en diferentes áreas de la ciencia han estado investigando las posibles repercusiones del electrosmog en fetos y niños constantemente expuestos. Algunos estudios han concluido que, en efecto, los niños son más vulnerables a la radiación que los adultos porque sus cuerpos en desarrollo absorben más que los cuerpos completamente desarrollados. Esto ha llevado a pensar que esta exposición ambiental podría tener algo que ver no solo con varias condiciones de salud en los niños sino también con el autismo.

Sobre el Trastorno del Espectro Autista

El trastorno del espectro autista (TEA) se refiere a una variedad de condiciones caracterizadas por desafíos con las habilidades sociales, con el habla y la comunicación no verbal, y comportamientos repetitivos. El número de niños diagnosticados con TEA ha aumentado de forma constante y sorprendente desde la década de 1990. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), a partir de 2018, aproximadamente 1 de cada 44 niños en los Estados Unidos fue diagnosticado con autismo.

Los científicos creen que existen múltiples causas de TEA que actúan juntas para cambiar las formas más comunes en que se desarrollan las personas. Aún se desconoce la causa del autismo, aunque la investigación ha señalado una combinación de factores genéticos y ambientales. La evidencia más clara involucra ciertos eventos e influencias externas que ocurren en el útero o durante el nacimiento, y estos incluyen la exposición prenatal a la contaminación ambiental.

Lo que la ciencia ha descubierto hasta ahora

Desde que los casos de autismo comenzaron a dispararse en la década de los 90, se han realizado muchos estudios a nivel internacional. Hemos recopilado algunas de las conclusiones que pueden explicar un vínculo entre la exposición al electrosmog y el autismo:

  • La radiación de radiofrecuencia (RF) es una sustancia biológicamente activa, por lo que la exposición fetal o neonatal a la radiación de RF puede estar asociada con una mayor incidencia de autismo.
  • La exposición a los campos electromagnéticos afecta a los canales de calcio activados por voltaje, lo que genera una cantidad cada vez mayor de calcio dentro de las células cerebrales, lo que crea inflamación y, en última instancia, la muerte celular. Esto contribuye a los síntomas relacionados con el espectro autista.
  • La sobreexposición a los campos electromagnéticos podría causar niveles bajos de glutatión total, así como una menor actividad del sistema antioxidante. Un atributo común entre las personas con autismo es el estrés oxidativo, lo que se alinea con esta evidencia bien establecida.
  • Los campos electromagnéticos provocan alteraciones en el ADN indirectamente y modificaciones epigenéticas que pueden tener un papel importante en la alteración del sistema nervioso, lo que conduce a trastornos neurodegenerativos e incluso al autismo en los niños.
  • La radiación CEM podría interferir con la calibración inicial de las redes cerebrales y puede desempeñar un papel importante en la disfunción de las neuronas espejo, lo que a su vez conduce al patrón de déficit asociado con el autismo.
  • La exposición perinatal a ELF-EMF en algunos parámetros de comportamiento relevantes para ASD en ratones mostró una falta de sociabilidad normal y una disminución de la actividad exploratoria.

Entonces, ¿está relacionado con el electrosmog? No es tan simple

La verdadera pregunta debe ser: ¿los campos electromagnéticos aumentan la gravedad del TEA? Realmente creemos que la respuesta es SÍ. Le preguntamos a Joaquín Machado, nuestro cofundador e inventor de SPIRO, si conoce directamente sobre casos de TEA y exposición a electrosmog.

“En los primeros días del Proyecto NOXTAK en Aruba, tuvimos el caso de una familia que vivía muy cerca de una torre de telefonía celular y líneas de alto voltaje. Tenían una niña de 10 años con TEA y dificultades severas para la interacción social, estar en espacios públicos y actividades recreativas. Cuando controlamos la exposición severa a los CEM y protegimos su dormitorio, sus padres informaron una reducción continua mes tras mes de los síntomas graves y una mejora en la interacción social después de 6 meses de uso permanente del SPIRO® DISC ULTRA, siguiendo los mismos principios y enfoque que habíamos utilizado para casos extremos de EHS. Para mí, como investigadora de campos electromagnéticos, la relación es clara. El electrosmog es una toxina ambiental. Si tratamos el entorno contaminado electromagnéticamente, también podemos ayudar a estos niños.”

Hasta el momento, aunque todavía no existe una posición oficial en la comunidad científica, existen fuertes indicios que apuntan a una mayor gravedad en la condición de TEA de las personas expuestas al electrosmog. De ninguna manera buscamos determinar la causa definitiva del autismo desde la perspectiva del electrosmog, lo que sabemos con certeza es que la gravedad de la condición del TEA puede empeorar por factores externos o estímulos ambientales, como el ruido o la luminosidad; y el electrosmog es otro factor ambiental a considerar.

Ya sabemos que los campos electromagnéticos de fuentes artificiales tienen efectos biológicos: podría causar la fragmentación del ADN, algunas personas son más sensibles que otras, las células se ven afectadas por la radiación y las respuestas de estrés celular pueden desencadenar varios efectos en la salud que no se notan fácilmente en un corto plazo. Teniendo en cuenta estos hechos, tiene sentido pensar que la exposición al electrosmog podría afectar a los niños de esta manera, ya que son más sensibles, absorben mayores cantidades de radiación debido a sus tejidos y huesos no desarrollados y, a diferencia de las generaciones anteriores, han estado expuestos a esta toxina desde su concepción.

De acuerdo con nuestra experiencia y casos de estudio, hemos aprendido que podemos ayudar a las personas con TEA a prevenir una mayor gravedad de sus síntomas al tratar los campos electromagnéticos en el medio ambiente.